¿Por qué corres?

Empecé a correr de manera más omenos habitual hace aproximadamente 2 años y medio gracias a unos amigos que me introdujeron en este hábito. Nunca se me han dado mal los deportes, y cuando hacíamos las pruebas de fondo en Educación Física durante la E.G.B y el BUP, (el famoso Test de Cooper y otras)  solíadestacar en la clase; pero de ahí a correr distancias de 5;  10 o más kilómetros  al salir del trabajo sin ninguna razón aparente había un mundo.Ahora que corro 2,3 o a veces 4 veces por semana la gente me pregunta lo mismo pero ¿por qué corres? ¿qué te aporta, si correr es de cobardes?

Bueno, no voy a ponerme a enumerar los beneficios físicos que tiene la práctica del deporte, simplemente diré que lagente corre (al menos yo) para sentirse bien físicamente, y sobre todomentalmente. Ese bienestar psicológico es en el que tenemos que fijarnos para establecer paralelismos con otros aspectos de la vida, en este caso el laboral.

Al correr, (me niego a decir footing o running) tienes que superarte a ti mismo cada 5 – 10 minutos, ya que  tienes que decirte “no pares, continúa que aún no hemos terminado”. En el trabajo, ¿cuántas veces hemos dejado para el día siguiente lo que teníamos que acabar el día de hoy? La satisfacción y plenitud al terminar de correr la distancia o el tiempo que te habías propuesto antes de empezar compensa todo el cansancio que te ha producido la carrera; al igual quecuando sale bien y en tiempo  un proyecto o simplemente terminas  tu jornada de trabajo cumpliendo las 4 cosas importantes que tenías en la agenda (terminar un informe, concertar una reunión, o hacer esas tediosas llamadas de seguimiento a otros departamentos) te vas a casa con la satisfacción del deber cumplido.

En cambio, cuando te detienes en tu carrera al primer momento de dificultad te marchas con la sensación que podías haber dado más y con un mayor o menor sentimiento de culpa que podrálimar tus ganas de salir a correr al día siguiente. De la misma manera puedes0 llegar un día  a trabajar con la desgana y la pereza instalada en tu cabeza porque no fuiste capaz de superar los días anteriores esos momentos de dificultad que tuviste y no cumpliste con los propósitos de tu día a día.

Este “entrenamiento psicológico” para superar tus debilidades momentáneas es una de las ventajas del deporte, en este caso de correr, que se pueden aplicar al mundo laboral. Esperamos queentre todos podamos encontrar muchas más.

Anuncios