La hora de la verdad

En los meses de mayo y junio se llega al final de las competiciones deportivas tanto en categorías amateurs como en el profesionalismo. En el último mes y medio hemos podido ver como se ha ganado; o se ha perdido, según se mire, la Liga de Campeones  de Fútbol;  como el Athletic de Bilbao había maravillado a la afición con su juego llegando a dos finales … y perdiendo las dos. En la Liga de Fútbol, el torneo llamado  de la regularidad, el Real Madrid ganaba su enésima Liga en un cara a cara muy intenso con el Barcelona  pero ¿qué habría pasado si la Liga se hubiera disputado con el formato de Play-off como lo hacen la NBA y la Liga Endesa de Baloncesto? Personalmente creo que un torneo en el que vale lo mismo ganar a un equipo que ha quedado en el puesto vigésimo que ganar al que ha quedado tercero va en contra del espectáculo, la competitividad y la justicia del resultado. Un modelo de Play-off como en el Baloncesto en el que se decide entre los ocho mejores equipos del año quién es el ganador final ayuda a tener un campeón más completo, habiendo demostrado ser regular a lo largo de la temporada y ser un equipo que es  capaz de  hacer frente a los momentos decisivos  llegando a dar el máximo de sí mismo cuando realmente hace falta. Esto ha propiciado que en bastantes ocasiones en Baloncesto, el equipo que ganaba la Liga Regular no terminaba ganando la Liga.

Estoy seguro que todos conocemos algún  amigo, conocido o  familiar que no destacaba en los estudios en el Colegio; o un compañero de Facultad que tenía dificultades para comprender los pormenores de la “asignatura hueso” de nuestra carrera pero que con paso del tiempo te enteras que ha obtenido un puesto de responsabilidad en una gran empresa o incluso ha sacado plaza para una oposición de Grupo A ó B. ¿Cuáles han podido ser los motivos por los que los estudios no hayan podido predecir el éxito o fracaso profesional? Está claro que siempre va a ser culpa de varios factores , de entre los cuales podemos destacar:

–          Una actitud en el entorno laboral distinta a la que se tenía en la época de estudiante.

–          Una buena inversión en formación a través de Escuelas de Negocio de prestigio, idiomas o informática.

–          Suerte por estar en el sitio adecuado en el momento adecuado.

–          Y a mi juicio la más importante: TENER LAS HABILIDADES SOCIALES NECESARIAS PARA TENER ÉXITO.

Todos  entendemos que unas buenas calificaciones en el colegio o Universidad no son sinónimo de éxito. Parece lógico que a nadie se le ofrezca un puesto de Mando Intermedio o Director sin experiencia previa por mucha Matrícula de Honor que haya sacado en la carrera. Pero, ¿por qué muchas de esas personas no llegan luego a destacar tanto como lo hacían en los estudios? Estoy seguro que se siguen esforzando igual o más de lo que hacían en su época de estudiantes.

Recuerdo  que en las clases del Master de Recursos Humanos nos decían que para tener éxito en el mundo de la empresa hacían falta “solo” 2 cosas: 1) Ser simpático y 2) aparentar que se es competente.

Como a muchos compañeros míos, en un primer momento me pareció una frivolidad, sin embargo pronto entendí  que si no das la importancia necesaria a las relaciones humanas en el trabajo nunca llegarás a ser alguien con peso en la compañía. Por muy inteligente que sea una persona, si no es capaz de mantener una buena relación con sus superiores, clientes o compañeros, difícilmente va a poder llegar a ocupar puestos de responsabilidad. Así mismo, por muy buenas ideas que se le ocurran un trabajador o por muy buen desempeño que tenga, si no sabe cómo vender su proyecto y es incapaz de hacer ver la importancia de sus resultados difícilmente podrá destacar en un entorno tan competitivo como el empresarial. Y mi pregunta es,  ¿En qué universidad o carrera se estudian estas asignaturas? ¿Cómo se puede Gestionar un conflicto, influir en nuestro jefe o en nuestros clientes si nunca nos lo han enseñado antes? ¿a alguien le enseñaron en su carrera como dirigir reuniones con éxito o como hablar en público?

Se lleva hablando desde hace mucho tiempo  de la Inteligencia Emocional como factor clave del éxito, sin embargo en la Universidad se prefiere dar más importancia a otras materias de utilidad difícil de justificar, algo completamente frustrante; aunque viendo lo que se ha tardado en ofertar asignaturas en Inglés no resulta sorprendente. Mientras no se empiece a enseñar y realizar talleres de Habilidades Sociales, Habilidades de Comunicación o Técnicas de Venta en los últimos años de Universidad, seguiremos viendo como jóvenes con sobrados conocimientos y aptitudes técnicas no pueden desarrollar todo el potencial que cabía esperar en un principio.

Que me perdonen aficionados al TAU pero adjunto vídeo de la Final de la Acb ganada por el Real Madrid en el año 2005 con un triple de Herreros. Ese año el TAU quedó primero en la Liga Regular teniendo el factor cancha a su favor lo que no significó que ganara finalmente el título. En menos de un minuto, la falta de experiencia de algunos jugadores hizo que el Real Madrid se llevara una final histórica.

Anuncios