Do it.

Hoy he vencido a la pereza.

En mi empresa, debido a la situación económica actual estamos teniendo que trabajar por las tardes  de Julio y Agosto en lugar de hacer la jornada intensiva de 08:00 a 15:00 turnándonos entre los miembros del  equipo para dar servicio en las calurosas tardes de Madrid. A cambio, a la persona que trabaja por las tardes, se le compensa pudiendo entrar una hora, hora y media más tarde por la mañana. Estando las cosas como están, todos aceptamos resignados la nueva decisión, eso sí, pronto empezamos a ver la parte positiva del obligado cambio de horario. Hemos cogido cada uno ese limón que nos agria y lo hemos transformado en limonada que nos endulza.

En mi caso, por mucho que me permitan entrar una hora más tarde a la oficina me resulta difícil conciliar el sueño una vez que mi pareja se levanta, por lo que me sobra cerca de una hora  para entrar a trabajar gracias al cambio de horario de las tardes de verano. Hoy, me he decidido a aprovechar esa hora, he vencido la pereza y he salido a montar en bici entre las 07:00 y 08:00 de la mañana. Una vez dentro de la Casa de Campo no me he cruzado con ninguna persona, he disfrutado de la  fresca brisa de la mañana, me he sentido un privilegiado viendo el amanecer sobre el Skyline de Madrid rodeado de árboles y silencio mientras me imaginaba el bullicio de coches y pasajeros del Metro de Madrid. Una vez que he regresado a casa, una ducha para ir al trabajo con las pilas cargadas, algo con lo que también me siento un privilegiado a día de hoy.

Hoy he vencido la pereza.

¿Cuántas veces nos vence la pereza o el miedo ? He pospuesto muchas veces tareas que me resultaban tediosas, aburridas o incómodas de realizar

¿Cuántas veces ante la más mínima dificultad abandonamos o echamos la culpa al entorno? A Me asombro cuando oigo a alguien decir que no ha podido mandar un correo porque no sabe el mail del destinatario a pesar de tener 3 medios distintos para averiguarlo

¿Cuántas veces tenemos una idea pero no la ponemos en práctica porque nos paramos a pensar en las dificultades  antes que en las oportunidades? Si nadie hubiera creído en su propia idea o proyecto, jamás hubiéramos evolucionado. Recuerda que no hay nada peor en la vida que perderla por miedo a vivirla. Si no intentas tus ideas o proyectos, vivirás arrepentido de no haber tenido más valor para ejecutarlos.

Empieza a hacer pequeños cambios en tu vida. Haz todos los días una tarea que no te gusta, llama a ese cliente que te aburre, coge el transporte público o anda en lugar de ir en coche, cocina algo en lugar de cenar una lasaña precocinada. Poco a poco, serás capaz de vencer a la tentación de la pereza, irás entrenándote para poder decir que Si a emprender nuevas acciones o tareas

Busca caminos alternativos a los habituales. El primer no que oigas o la primera dificultad que te encuentres no debe de ser obstáculo. En vez de lamentarte y decir “No puedo hacerlo en estas condiciones” cambia y pregúntate, “ ¿qué otros medios tengo para conseguir esto?, ¿es necesario seguir haciendo las cosas como las hacía ahora? ” Es probable que des con una solución mejor que la que estabas empleando antes.

Haz un análisis exhaustivo de tus ideas , no tengas miedo a innovar. Si sigues pensando de la misma manera que antes llegarás al mismo resultado. Imagina varios escenarios para tus ideas o proyectos, ¿qué haría si pasa A, como afrontaría la situación B, o como solucionaría un problema si me encuentro con C?

No te rindas porque no obtengas éxito la primera vez que emprendas un proyecto o presentes una idea. Puede que no hayas hecho bien un análisis de coste o “simplemente”  no has contado la idea a tu cliente o jefe en el momento adecuado ; estudia qué ha pasado y trata de mejorar ese aspecto la siguiente vez, pero nunca dejes de intentarlo.

Dejo un vídeo de los Sunday Drivers que siempre que lo escucho me anima a hacer nuevas cosas.

Anuncios