En la cima

Segunda quincena de Agosto. Ya se ha finalizado el grueso de las vacaciones y toca volver a trabajar. Días de descanso que han servido para desconectar de las obligaciones laborales y para disfrutar junto a Cristina primero  y después  con la familia.

Aunque normalmente suelo aprovechar para hacer algo de deporte en los períodos estivales, este año he optado por dejar un poco de lado la bici , correr y cualquier deporte de equipo, haciendo únicamente unos pocos largos diarios en la piscina y  un poco de senderismo (ejercicio  cardiovascular ideal que sirve para abrazar los paisajes de la Naturaleza pero que no se puede considerar deporte a no ser que se le llama trekking). Estando en Navacerrada, en una de estas jornadas fui con Cris a La Bola del Mundo, por cierto un final de etapa de montaña en la vuelta ciclista. La ascensión a pie desde el Puerto de Navacerrada se puede hacer por un camino tan pésimamente asfaltado que hace que los ciclistas sufran más en la bajada que subiendo rampas con pendientes superiores al 20%. Durante el tiempo que subíamos andando notábamos cada vez  más dolores en las piernas y  sensación de menos aire en los pulmones, me imagino el agotamiento y posterior orgullo al coronar la cima de los ciclistas que nos sobrepasaban saludando de manera gestual por no poder ya evocar un simple “hola” o un ya arriesgado “buenos días”.

Al no subir nosotros en bicicleta no creo merecedor  de sentir orgullo, pero si una sensación de satisfacción y plenitud por llegar a la cima que al mirar hacia abajo y ver tan lejos y pequeños los pueblos serranos se acrecentaba hasta acercarse a la arrogancia y el sentimiento de superioridad por estar encima de ellos.

Hay veces que las personas ascienden tan rápido o tan difícilmente a un lugar que posteriormente se encuentran cansados  para volver al lugar del que han partido. Otras veces, simplemente te encuentras tan cómodo con las pocas personas que como tú han subido a lo más alto que  te limitas a hablar de lo bien que se ve el embalse, lo alta y limpia que está la torre del campanario o lo tranquilamente que suben los coches por la carretera del puerto. Demoras la bajada y la vuelta a casa el mayor tiempo posible para volver a bajar. Eso es precisamente lo que pasa muchas veces cuando nos promocionan o nos contratan en un puesto que supone tener responsabilidad sobre personas o pertenecer a un equipo directivo; que nos olvidamos de volver al sitio del que venimos dando muchas veces la espalda a los compañeros y a  las necesidades del negocio.

Siempre he admirado las compañías en las que todas las personas que ocupen puestos de responsabilidad o estratégicos han de pasar por un período de aprendizaje en el negocio, así el director de calidad de un restaurante de comida rápida te puede servir las patatas fritas , o la hija del mayor empresario textil de España  y futura heredera de su imperio te pudo cobrar en una de las tiendas que tiene la firma en Londres. Es necesario que haya una comunicación continua con tus subordinados y una predisposición a conocer la problemática, el usuario final de nuestros servicios y  todos los pormenores y cambios que se van generando en el negocio. Así mismo los Mandos y sobre todo la Dirección ha de empatizar con los trabajadores. Adjunto link de Yang Yanquing un CEO de una multinacional tecnológica  que ha repartido su bonus entre los trabajadores más juniors de su empresa . (Aunque en el artículo dice que no es recomendable, discrepo totalmente, ya que consigue disminuir la distancia entre roles, empatizar con la situación de los trabajadores y motivar a los empleados. El ofrecer dinero en función con los objetivos conseguidos lo dejaremos para los planes de concertación de objetivos no para una gratificación espontánea e inesperada)

Este Directivo a demostrado estar interesado y preocupado por las necesidades de su plantilla, pero no tenemos que irnos a una cúpula directiva; ¿Puede un Responsable de Recursos Humanos de una empresa de limpieza dejar de interesarse por las inquietudes y necesidades de su personal base? Y un Gestor de Ventas de la misma compañía, ¿puede dejar de  conocer los productos que emplean, la formación que tienen o las características del convenio al que están suscritos el personal de limpieza que se pondrá a disposición de los clientes ? En  el caso del Resonsable de RRHH el resultado puede ser una rotación mayor de la deseable, posibles conflictos laborables futuros; mientras que un comercial que no conozca bien el producto y el servicio que comercializa puede estar vendiendo a un margen irrisorio u ofreciendo servicios que legalmente  no se podrán prestar.

En la empresa, lamentablemente esto pasa con más frecuencia de recomendada. Creemos que ahora que disfrutamos de una posición superior no estamos obligados a bajar al terreno, a preocuparnos por aquellas necesidades que nosotros ya no tenemos y por el contrario compartimos información y tomamos decisiones con los compañeros que tenemos al lado. Esos mismos compañeros con los que miras desde la cima el embalse, el campanario o los coches de la carretera, pero que si no bajas a verlo desde cerca no te darás cuenta que el embalse está más seco de lo que pensáis desde arriba, el campanario de la iglesia es muy alto  pero son pocos los feligreses que van a rezar a la iglesia o los coches que suben tranquilamente por la carretera en realidad están tomando las curvas de una manera muy imprudente en una carretera con baches que hace peligrar la seguridad. La opción más lógica sería que hubiera un empleado que dependiera de ti para que bajara y subiera luego a comunicarte estas situaciones, pero recuerda el esfuerzo que supuso para ti subir y llegar a la cima, ¿ crees que este colaborador tuyo no se cansará si no le ayudas alguna vez a observar estas situaciones desde cerca?

Anuncios