Heain Shodan. Aprendiendo valores de empresa.

Debido a la empresa en la que trabajo, he tenido que seleccionar muchos Vigilantes de Seguridad, perfil profesional en el que tienes que buscar entre otras competencias candidatos con disciplina, sentido de la responsabilidad, autocontrol y compañerismo. Es un puesto en el que muchas veces dependes del compañero ya que la confianza que tengas en él será clave a la hora de trabajar en muchos servicios; tu puntualidad significa que la persona a la que relevas pueda irse a su hora después de una larga jornada de trabajo de 8 o en ocasiones 12 horas; un autocontrol adecuado conseguirá que sepas como actuar en cada momento logrando controlar tus emociones y atendiendo al cliente y al usuario con amabilidad y cortesía. Recuerdo que cuando venía algún chico que practicaba artes marciales era más fácil que juntara todas estas competencias, a las que se solía sumar un estado físico más saludable y disuasorio cualidad también muy valorada por nuestros clientes para poner en sus servicios un Vigilante de Seguridad.

El pasado 21 de septiembre gracias a la invitación de la Consultora Re-evoluciona   he podido asistir a unas jornadas de Team building que se realizan con el fin de motivar a los trabajadores, buscar la cohesión de los equipos de trabajo y gestionar adecuadamente los conflictos internos. Ya había realizado algunos eventos de estas características pero este se salió un poco de lo habitual, se llamaba “Team Building y KARATE, Reto y Compromiso” donde los consultores dejaban todo el desarrollo de la acción a Javier y Asier, miembros de la Comisión Técnica de la Federación Mundial y Española de Karate. Gracias a esta acción pude comprender el trabajo y la dedicación que tenían los candidatos que se me presentaban tiempo atrás y que practicaban Karate desde pequeños ya que se nos explicaba los pormenores del Karate y posteriormente todos los asistentes a la jornada tuvimos que aprender a realizar la kata Heian Shodan (* una kata es una secuencia de movimientos que se practican para preparar y entrenar el combate real. Son base de examen para superar los distintos niveles )

De un tiempo a esta parte todas las empresas abogan por  establecer Valores de Compañía. Compromiso, Trabajo en Equipo, Perseverancia, Excelencia, Liderazgo u Orientación al Cliente se ponen como estandarte en todas las compañías, sin embargo cuesta ver estos valores en el día a día laboral más allá del marketing o las presentaciones y ponencias corporativas. Personalmente creo que en todos los deportes podemos apreciar y aprender todos estos valores sin necesidad de hacer referencia a ellos, y el Karate no es una excepción como nos transmitieron magistralmente Javier y Asier al explicarnos su trabajo diario con niños, adultos, entrenamientos y competiciones:

Perseverancia: Nos contaban que las palabras que más repetían como profesores eran “otra vez”. Para conseguir la perfecta realización de las katas no hay más secretos que la repetición y el entrenamiento. Una vez que se ha alcanzado el 1er DAN, se necesitan 2 años más para poder optar al examen de 2ºDAN, 3 de segundo DAN para optar al Examen de 3er DAN y así sucesivamente. Echemos la cuenta si queremos sacarnos el cinturón rojo y blanco de 6º DAN. Mínimo 21 años de Cinturón Negro. ¿Sabemos nosotros si vamos a estar en la misma empresa, sector o actividad después de tan solo 5 años? ¿Seguimos con el mismo ritmo de trabajo o ilusión con el que empezamos a trabajar en un nuevo puesto?

Trabajo en Equipo/ Compromiso: Para los exámenes de DAN se han de preparar ejercicios con 2 o más compañeros. Para ello, los compañeros han de estar entrenando durante un largo y duro tiempo (2 horas diarias durante 1 año) para conseguir el objetivo de otro. Qué diferencia cuando nos encolerizamos porque creemos que alguien nos ha robado una idea, o cuando los comerciales cobran una comisión pensando que es gracias a nuestro trabajo. En lugar de alegrarnos por el éxito común, pensamos solo en nuestro reconocimiento personal.

Liderazgo: Nuestros “consultores” nos contaban como van guiando a sus alumnos en el aprendizaje del karate. Para ello se podían ayudar de una “Ficha de Alumno”, en la que aparte de los datos personales de los alumnos, iban apuntando cualquier dato que pudiera ayudar a acercarse y entender las particularidades de la persona. Ahí reflejaban los nombres de los padres, hermanos, nombres de los hijos, cumpleaños y cualquier detalle que pudiera influir técnica, física o emocionalmente en el aprendizaje del Karate… ¿ de cuántos compañeros sabemos el nombre de los hijos, pareja o  hermanos?

Orientación al Logro: Con los 3 “valores” anteriores seguro que la satisfacción por alcanzar el éxito es mayor, ya que ha implicado grandes dosis de sacrificio e implicación. La motivación que tiene la persona al practicar Karate no es en ningún momento externa; solo le mueve la satisfacción de superarse a sí mismo.  Si en nuestro trabajo nos movemos primero por la satisfacción interna y las ganas de superarnos, tarde o temprano alcanzaremos las recompensas externas que servirán de aliciente para seguir adelante.

Confianza: Que una persona a la que acabas de conocer lance golpes que se quedan a escasos centímetros de tu cara y estés completamente seguro que no te va a tocar contrasta enormemente con el día a día cuando analizamos y pensamos en terceras intenciones de compañeros, clientes y proveedores. 

Me dejo muchos otros detalles por nombrar, animando así a descubrirlos a los que estén interesados en crear equipos en sus empresas o departamentos a través del Karate y de este “Team Building”. Con ellos, aparte de poner en práctica los valores empresariales podréis llegar a realizar el ejercicio del video (o algo parecido creo que hice yo J)

Sayônara

Anuncios