Cambiando de hábitos

La diversidad facilitará el cambio

Ya he hecho referencia en más de una ocasión en la necesidad de afrontar en cambio si queremos continuar mejorando y siendo competitivos. En un entorno económico tan difícil es lógico pensar que el camino para conseguir las metas no ha de ser el mismo que cuando la situación era más favorable.

El otro día fui al médico y caí en la trampa de pensar en seguir haciendo las cosas igual. Al continuar con mis molestias en la rodilla que me impiden hacer ejercicio como me gustaría , tuve que hacerme una nueva resonancia magnética. Yo iba con la idea de saber cuando podría volver a correr durante 1 hora y participar así en las carreras populares en las que acostumbraba; pero pensaba que podría empezar a jugar al baloncesto sin problemas (bueno, en realidad no lo pensaba pero me autojustificaba absurdamente para poder jugar).

El médico fue claro y me dijo: La mejora es lenta pero no puedes practicar ningún deporte con el que fuerces la rodilla con el impacto y tu propio peso; ni correr, baloncesto, padel… ni tampoco camines mucho. Puedes hacer natación y bicicleta que ayudará a reforzar la musculatura.”

Yo contesté:” ¿Baloncesto tampoco? ¿Aunque juegue pocos minutos?”

-” No, toda carrera y todo salto que hagas será perjudicial para la rodilla”.

– “¿Y andar?. Como soy diabético ando mucho. ¿No puedo dar ningún paseo?”

-Y  el médico ya contestó: “Mira Pablo, puedes seguir andando las horas que dices que andas y jugar de vez en cuando un partido de baloncesto, pero para que te recuperes del todo has de CAMBIAR tus actividad deportiva y tus hábitos”.

La verdad que me sentí un poco estúpido ya que en una situación distinta queria seguir haciendo las mismas cosas y obtener los mismos resultados. Además, comprendí por qué la recuperación estaba siendo tan lenta. Aunque tuviera molestias en las rodillas he seguido yendo andando a trabajar durante los últimos 8 meses y dando mis paseos de 3 y más horas los fines de semana. Nadie me había dicho que no lo hiciera, pero yo notaba dolor en la rodilla y no quería renunciar a esos paseos a trabajar y esas caminatas los sábados y domingos.

¿Cómo nos adaptamos a los cambios en nuestro puesto de trabajo?  ¿cambiamos siempre cuando es demasiado tarde?

En esta época de crisis las empresas y los trabajadores  están viéndose forzados a cambiar su forma de actuar, sin embargo muchas veces esos cambios los realizamos tarde porque siempre esperamos que sean los otros los que cambien. A la hora de buscar empleo  seguimos empleando las mismas fuentes que años atrás, seguimos presentando el mismo formato de currículum y aún cuesta mucho encontrar cartas de presentación personalizadas a empresas. Tengo la suerte de seguir trabajando en la actualidad; viéndome en una situación de desempleo no sé todavía que estrategia seguiría pero asumo que tendría que cambiar: Más presencia en redes sociales (una conversación o comentario en un grupo/foro puede suponer una entrevista de trabajo), buscar foros de trabajo o comunidades de talento; o dar un nuevo formato al Cv para llamar la atención (he visto cv con programas como Prezi o videocv que invitan a querer conocer al candidato).

Al igual que la búsqueda de empleo, también se ha de cambiar en la búsqueda de clientes. Si antes venían los clientes a ti ahora tienes que ser tú el que vaya a los clientes. No se puede seguir ofreciendo lo mismo y muchas veces basta con un pequeño cambio. Panaderías que twittean cuando tienen bollos y pan recién hechos; pesqueros que hacen lo mismo y cuando llegan a lonja ya tienen “todo el pescado vendido”, o IKEA que está poniendo un “aparcamiento” para perros en sus tiendas de Suecia son claros ejemplos de cambio.

En cualquier departamento se ha de hacer modificaciones; en productos, procesos y procedimientos, en forma de trabajar por la llegada de un nuevo compañero o cambios con nuevos proveedores.  Steve Jobs cuando quiso hacer crecer Apple, no buscó un Responsable de Marketing de otra empresa de Tecnología. Quería que tuviera un perfil distinto y que aportara cosas diferentes y buscó a John Scully Director de Marketing de Pepsi. Si todos tienen el mismo perfil en una empresa o departamento, todos pensarán de la misma manera y las razones por la que se llevan a cabo las cosas serán en muchas ocasiones el  “esto es así porque siempre se ha hecho así” o “esto aquí no funcionaría”.

Y si puede ser, que esos cambios se realicen cuando las cosas marchan bien no cuando empecemos a ver las orejas al lobo. ¿por qué se empieza a hacer un control del gasto tan exhaustivo en todas las empresas a día de hoy? ¿Por el despilfarro que se hacía antes? El gasto tiene que ser siempre justo y justificado, independientemente de épocas de crisis o bonanzas. Paradójicamente los regalos y agasajos que reciben los clientes de grandes empresas multinacionales suelen ser más caros en las épocas de bonanza ,precisamente cuando cuesta menos conseguirlos, y en épocas de crisis para fidelizar a los clientes es cuándo intentamos hacerle ver “la excelencia y el valor añadido que tienen nuestros servicios”. A los clientes se les fideliza de esta última manera, pero muchas veces es demasiado tarde y se nos escapan cuando más los necesitamos porque las entradas al Palco del Nou Camp y las Botellas de Gran Reserva que se enviaban en años anteriores han sido sustituídas por una invitación a comer en un mesón y por una simple Felicitación Navideña Corporativa.

Cambiemos;por tanto, preguntate: ¿ estás contento con lo que estás conseguiendo? ¿ donde quiero llegar? ¿qué necesito hacer para llegar donde quiero? ¿á qué estoy dispuesto a renunciar y a qué no?… Para ello puedes observar tu alrededor, investiga como lo hacen en otros departamentos, en otras empresas de la competencia y en empresas de otros sectores, si tienes personas a tu cargo trata de intercambiar sus funciones y tareas, pide opiniones y sugerencias a todo el que puedas, lo más seguro es que no te aporten una solución definitiva pero es probable que te den una idea de por donde empezar a trazar un nuevo camino.

Anuncios