Adaptación Jefe-Equipo.D´Antoni-Pau

Kobe Bryant acaba de entrar, si no lo había hecho ya, en la Historia de la NBA,por ser el jugador más joven en llegar a la estratosférica marca de 30.000 puntos en la mejor liga del mundo, algo que ayudará a seguir alimentando un debate sobre quién es el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos. Unos días antes, Kobe volvía a tirar de estatus motivando y criticando a la vez a Pau Gasol instándole a que se callara y se adaptara al juego del nuevo entrenador,Mike D´Antoni.¿Tiene razón Kobe? ¿Pau se tiene que adaptar al juego de su entrenador? Ante una pregunta tan cerrada, la respuesta parece clara: .
¿Es el equipo de trabajo el qué ha de adaptarse a un nuevo jefe o es el jefe el que ha de adaptarse al equipo? Ahora no me refiero a D´Antoni, pero muchas veces me hace gracia escuchar lo bueno que es un entrenador recién llegado y que va a sacar un equipo adelante, eso sí para eso tiene que fichar a 2 jugadores de su confianza y a un jugador estrella.¿Es eso lo que pedimos a un jefe o  líder?
En mi opinión los jugadores/equipo de trabajo han de adaptarse al entrenador/jefe en la misma medida que éste ha de adaptarse a sus jugadores/equipo de trabajo. Cierto es que Mike D´Antoni se caracterizó en equipos anteriores por un juego vistoso y muy veloz y puede ser eso lo que le ha demandado la directiva de Los Lakers pero ¿es un juego rápido y vistoso lo que necesita un equipo donde sus máximos estandartesGasol-Bryant-Howard-charlan-D-Antonisuperan fácilmente la treintena?. El nuevo entrenador acostumbra a dar mucho protagonismo al juego exterior y paradójicamente los Lakers han fichado este año a uno de los pivots más determinantes, además Mike D´Antoni le está pidiendo a Pau Gasol que se aleje más de su zona de influencia y cambie su manera de jugar, nada de poste bajo y más tirar de lejos. ¿es bueno pedirle esto a un jugador de 32 años que se ha ganado a pulso un hueco en la mejor Liga del Mundo por una manera de jugar muy específica?.

Está claro que si algo no funciona en un trabajo hay que cambiarlo, pero primero tenemos que conocer las personas y las herramientas de las que disponemos,conocer su experiencia y conocimiento,entender sus motivaciones, aspiraciones y preocupaciones. Una vez hecho esto es el momento de decir a cada jugador o trabajador qué esperamos de ellos y, dependiendo del grado de madurez de éste, decidir conjuntamente cuál es la mejor manera de lograr los objetivos marcados. No creo que Pau tenga que claudicar sin más a las pretensiones de su entrenador; entiendo que si fuera un recién llegado le tocaría ver, oír y callar; pero después de todo lo que ha conseguido considero que el entrenador debe contar con él como pieza clave del equipo, pedirle opinión y juntos ver como encaja uno en la filosofía del otro.
Lamentablemente, y como suele pasar en los trabajos, finalmente es el currito el que ha de adaptarse al jefe. No nos damos cuenta que es más fácil que se adapte uno a que se adapten 10, y en cambio pensamos que los que no  han llegado a compartir las ideas del nuevo mando no lo han hecho por desmotivación, falta de compromiso, incapacidad o ideas totalmente antagónicas a las que se traen para enderezar el rumbo de un equipo o departamento.Pongamos por ejemplo un comercial que lleva vendiendo un producto “A” consiguiento unos márgenes muy altos durante varios años seguidos. Es un comercial que conoce al dedillo el producto, las preocupaciones de su público objetivo y ayuda a que el cliente tenga una satisfacción muy alta con los servicios que se ofrecen. La empresa decide romper el mercado con el lanzamiento de un nuevo producto “B” y dice a toda su fuerza de ventas que han de vender más productos “B” que “A”. Los jefes de los equipos de ventas optan por recompensar las ventas de “B” en detrimento de “A”, forzando así a los vendedores a ir olvidándose del antigo producto “A”. Pasado un tiempo ven que el exitoso vendedor de antaño se ha convertido en un mediocre comercial con unos resultados por debajo de lo esperado, y dada la competencia actual, ya no resulta un trabajador rentable. ¿cómo puede ser esto posible? De acuerdo que ese trabajador no ha sabido adaptarse al nuevo producto y no ha sido capaz de mantener el ritmo de facturación que tenía anteriormente, pero ¿hemos sabido nosotros aprovechar todo el potencial que tenía? La cartera de clientes, los índices de satisfacción que había logrado, ¿no los podíamos haber explotado para decidir una estrategia conjunta? A lo mejor que siguiera vendiendo el producto “A” podía hacer de palanca para vender el producto “B”; o por la compra de un producto “A” un descuento en el producto “B”…Seguro que hablando, se podría haber llegado a trazar un camino que minimizará la adaptación y fuera beneficiosa tanto para el trabajador como para la empresa.

Como dijo Pau, ” Con él ganaron los Lakers 2 anillos” y seguro que esté donde esté, seguirá ayudando a sus equipos a conseguir los objetivos propuestos, siempre que él se adapte a un nuevo entrenador  y el entrenador se adapte a él.

Anuncios