¿Cómo vas a lograr tus metas del 2013?

Tras la San Silvestre Vallecana, cada 31 de diciembre de los últimos años, en medio de un ambiente competitivo-festivo me propongo varias veces bajar mi marca de 10 km o algún otro reto relacionado con las carreras populares en los que participo. Un año fue correr la Media Maratón al otro atreverme con los 42,195 km de la Maraton completa etc. La verdad que éste fue el reto que me produjo más satisfacción tanto por la dureza y el esfuerzo que implica corre más de 40 km como por la preparación y planificación que fui cumpliendo, con unas tablas bien definidas sobre los tiempos de carrera, distancias a recorrer en cada entrenamiento, ejercicios de estiramiento o carreras intermedias donde ir probándote antes del objetivo final.  Ya he hecho referencia en algún post antI CANerior a la importancia de esta planificación, pero creo bueno volver a recordarlo ya que en los comienzos de año siempre nos ponemos objetivos y proyectos que  muchas veces no van más allá del mes de febrero: Hacer más deporte, aprender inglés, dejar de fumar y , dentro de nuestros trabajos, cualquier proyecto a medio/largo plazo: Creación de un nuevo software , reorganización del departamento, aumento de ventas, lanzamiento de un nuevo producto, mejora de la satisfacción al cliente… Proyectos que muchas veces terminan retrasados o sin llegar a ejecutarse. ¿Por qué nos puede pasar eso? Aquí van unos breves apuntes para evitarlo

1) Define el Objetivo

Hemos de definir bien el objetivo: qué quiero conseguir, cuándo quiero conseguirlo y cómo. Por ejemplo correr la Maraton de Berlín que es a finales de septiembre  de 2013 o lograr un ascenso profesional ya que se crea un departamento nuevo o se van a quedar vacantes libres debido a la prejubilación de varios compañeros en el mes de junio.

2) Analiza tus motivaciones

Más importante que el objetivo en sí es saber  “¿por qué quiero lograrlo?, ¿qué se necesita para conseguirlo? ¿a qué estoy dispuesto ?”. Esto nos ayudará a plantearnos de nuevo las metas, a ser más realistas y no frustrarnos. La meta de correr una maraton  implica salir a correr cerca de 15 km 4 veces por semana. Si no estoy dispuesto a salir  los días que haga frío o que llegue tarde de trabajar  es mejor que me ponga otro objetivo qué realmente quiera y pueda cumplir. Así mismo, si para ascender  sé que es necesario aumentar y mejorar mis relaciones profesionales y no puedo soportar a jefes muy influyentes de mi empresa con los que tendrías que trabajar codo con codo has de poner tus miras profesionales en otro lugar.

3) Decide el día de comienzo del proyecto.

Al igual que  nos ponemos un deadline y queremos tener una mejora de ventas a fecha 31 de diciembre hemos de tener un día de comienzo de los nuevos retos. Ese día se tiene que dar a conocer a colegas y compañeros para así autoexigirte y empezar sin retraso. ¿cuántos proyectos se retrasan desde el principio? ¿Cuántas veces posponemos nuestros entrenamientos o el apuntarnos al gimnasio al “lunes siguiente”?

4) Ponte hitos y “desmiga” el proyecto

Para lograr terminar  una maratón al mes y medio de entrenar he tenido que correr ya un par de medias-maratones. Si mi objetivo es bajar de 3h y 30´ en la maratón , en la semana 8 he tenido que correr  los 10 km en menos de  45minutos… Ponernos objetivos intermedios servirá para motivarnos y animarnos a lograr el objetivo final. Para lanzar un nuevo producto  entre otras muchas cosas, antes se ha tenido que hacer una buena estrategia de marketing ¿ cuándo la tienes pensado hacer? ¿ y la prueba del producto, cómo se va a realizar y quiénes van a participar?

5) Analiza los riesgos y minimízalos

Al prepararte una maratón existe un riesgo muy alto de lesionarte. Aunque muchas veces es inevitable, puedes minimizar ese riesgo con un calzado adecuado a tu pisada, manteniendo los ritmos de carrera oportunos para cada fase de entrenamiento, dando la importancia necesaria a los estiramientos después de entrenar,evitando practicar otros deportes para no sobrecargar las piernas, buscar un médico o fisioterapeuta para que, en caso de lesión, la recuperación sea mejor y más rápida… ¿Qué riesgos tienes con tu proyecto y qué probabilidad hay de que sucedan? ¿ Qué pasa si mi proveedor principal quiebra o sus trabajadores se ponen en huelga? ¿ y si mi empresa dice que hay que hacer un ERE?

6)  Revisa  y redefine el objetivo final.

Al principio del proyecto en la fase de planificación reserva uno o varios espacios para la revisión del proyecto. Según Murphy, todo proyecto llevará más tiempo del planificado inicialmente; cualquier cosa que pueda ir mal irá mal y si tomas las precauciones para que no sea así, será otra cosa la que vaya mal. Por esto debemos de analizar de nuevo nuestras metas a mitad de proyecto ¿ es viable que consiga bajar de 3 h y 30 para recorrer 42 km? ¿Qué tengo que hacer qué no esté haciendo para conseguirlo? Y plantearnos de nuevo ¿hasta qué punto estoy dispuesto a cambiar mi entrenamiento para lograr el onjetivo inicial? Respondiéndonos a estas preguntas decidiré si sigo con el mismo objetivo, si he de cambiar mi entrenamiento o si he redefinir mi objetivo y tengo que retrasar el proyecto de correr una maratón tardando más de 3h y 30 minutos.

Pero cuidado, no pensemos que hemos de revisar el objetivo si vemos que hay dificultades de cumplirlo, también si ha dejado de ser retador. Si  el departamento tenía como objetivo a final de año llegar a facturar 1millón de €uros y en el mes de junio ya he conseguido 800 mil hemos de redefinir nuestra meta para poner un objetivo más acorde a la situación actual y que trabajemos la segunda mitad de año con un aliciente que nos ayude a seguir dando el máximo de nosotros mismos.

7) Disfruta de lo conseguido y aprende de los errores.

Si nos hemos esforzado, hemos de disfrutar y valorar lo que hemos conseguido, aún así todo proyecto, se termine o no, ha de servir para ayudarnos a mejorar de cara a próximas metas.

Dejo unas frases que ayudan a motivarte para conseguir alguna meta que tenemos en mente en el 2013, sea deportiva, personal o profesional.

Anuncios