Que no le saquen de sus Casillas

En los test psicológicos que nos pasaban en el colegio recuerdo que me identificaba mucho con una pregunta que venía a decir algo parecido a : “Eres titular en el equipo de baloncesto de tu escuela , de repente en un partido, sin mediar explicación el entrenador te pone de suplente, ¿cómo reaccionas?” Todas las veces marqué la opción de seguir trabajando sin pedir explicaciones al entrenador para intentar volver a ser titular en el próximo partido. Es una opción que en parte he seguido manteniendo a lo largo de mi trayectoria profesional, algo creo más inteligente que personalizar y enfadarse sin motivo, pero que debería haber ido acompañado de una petición de  explicaciones al responsable para saber en qué hemos fallado.

Esta demanda de explicaciones  ha de hacerse siempre de manera sincera y educada, dejando claro que la finalidad no es mostrar a nuestro entrenador o superior el enfado o disgusto, eso nos podría distanciar con nuestro responsable y enrarecería el ambiente dentro del equipo de trabajo, sino el buscar puntos y compromisos comunes para que no se vuelva a repetir el motivo por el que nos relegan al banquillo o nos apartan de un proyecto. Antes de pedir explicaciones hemos de realizar un análisis interno y una autocrítica, nos ayudará a aceptar mejor los comentarios que nos diga nuestro superior y podremos prepararnos ya algún plan de acción y compromiso que demuestre que nuestra intención con la conversación es seguir mejorando y tratar de pulir esos errores que hemos cometido. Así mismo, debemos de ser capaces de vender nuestras cualidades; seguro que hay muchas cosas que seguimos haciendo bien, analicémoslas y saquémoslas a la luz una vez que ya se han descubierto nuestros “errores”.También al igual que hemos preguntado antes en qué hemos fallado, preguntemos ahora en qué aspectos destacamos más y qué es lo que más valoran nuestros superiores de nosotros, nos ayudará a mantener alta nuestra motivación y a nuestro superior a recapacitar en caso que haya sido un tanto severo juzgándonos.diego-lopez-iker-casillas

Lo que nunca debemos hacer al  pedir explicaciones es  justificarnos y compararnos con otro compañero ya que  crearíamos un conflicto directo con un miembro del equipo con el que tenemos que trabajar codo con codo, y es probable que a tu superior no le siente bien esa comparativa, ya que vendrías a decirle que no está siendo un buen líder por no ser justo con el criterio de medición o evaluación, además ¿cómo nos sienta a nosotros cuando nos comparan con otras personas? ¿cómo le sienta a un niño cuando continuamente se le está comparando con su hermano?

CASILLAS Vs DIEGO LÓPEZ -MOU

Algo parecido a esto que comentamos está pasando en la actualidad en el Real Madrid. Me considero un aficionado al fútbol y al Madrid, pero no me definiría como un fanático ya que trato de buscar explicaciones por encima de razonamientos basados más en la pasión que en el conocimiento. Se discute mucho ahora de la suplencia de Casillas, mejor portero del mundo, tras su lesión y tras ya tener el “alta competitiva”. ¿Deberíamos relegar a Diego López al banquillo? Pongamos que debido a una baja de un compañero, asumimos el liderazgo de un proyecto cualquiera que sea en su fase crítica: diseño final de un producto, lanzamiento de prueba piloto, inicio y prácticamente cierre de negociaciones con un importante cliente… y justo en ese momento, se incorpora la persona que en un principio iba a asumir la responsabilidad total: ¿sería justo que terminara el cierre de una venta si yo he estado trabajando codo con codo con el cliente? , ¿debería ser él quien se encargara de una prueba piloto crucial cuando en los últimos meses no ha participado en los estudios, modificaciones y mejoras que se han llevado a cabo?

Si yo como trabajador he desempeñado un buen trabajo consiguiendo buenos resultados y no se me va a reconocer ni con un aumento de mi categoría profesional ni mucho menos con una recompensa monetaria me queda solo que me den la opción de sentirme importante y participar activamente de los éxitos de mi compañía aumentando mi currículum profesional, si esto me lo quitas, el mensaje que me quedará será que da lo mismo lo mucho que te esfuerces y los buenos resultados que consigas, nunca va a ser suficiente.

Desconozco la relación personal entre Iker Casillas, Diego López y Mourinho, pero creo que están actuando los dos de manera sensata y profesional, uno asumiendo su pérdida de protagonismo circunstancial y trabajando con rabia pero  humildemente para volver a a tener una oportunidad a la vez que defiende y valora los méritos de su compañero, otro comportándose de manera justa para Diego López y buscando siempre el beneficio del equipo.

Anuncios