Mi postura frente al estrés

Como recomendación para mejorar el nivel de inglés mi profesor de preparación del CAE  nos habló de escuchar una conferencia al día de las que aparecen en http://www.ted.com/ . Como ejemplo nos comentó una ponencia de Amy Cuddy sobre como el lenguaje corporal puede ayudar a moldear nuestra identidad. Personalmente ya visitaba con relativa frecuencia la página de TED pero esta ponencia no me llamó mucho la atención la primera vez que la vi, principalmente por no procesar realmente el título y objetivo de ésta.

En la charla Amy Cuddy, psicóloga social e investigadora de la Universidad de Harvard, habla no solo de como percibimos el lenguaje no verbal de terceras personas y como influye a la hora de emitir juicios o inferencias basadas en este comportamiento no verbal  sino como nuestro lenguaje corporal afecta a la percepción sobre nosotros mismos. Para la investigación que realizaron, se basaron en la observación del comportamiento animal, donde el macho dominante de muchas especies para demostrar su poder e intimidar ocupa con su cuerpo el mayor espacio posible expresando así su dominio. Amy hace una comparación con la expresión no verbal de los deportistas a la hora de ganar una competición, suben los brazos y los abren en forma de V dejando claro quien es el ganador. Cuánto más espacio abarcas con tu cuerpo, te muestras más dominador  y seguro de ti mismo y al contrario, cuánto más te retraes y menos espacio abarcas  más te acomplejas y serás más inseguro.

Carlos Sastre, ganador del Tour de Francia 2008

Carlos Sastre, ganador del Tour de Francia 2008

El experimento  consistía en encerrar en el laboratorio a 2 grupos de control. Al grupo 1 le dijeron que durante dos minutos adoptaran posturas abarcando mucho espacio, y a las personas del grupo 2 les dijeron lo contrario, que experimentaran posiciones de debilidad durante dos minutos ( encogiéndose , agachar la cabeza…). A la finalización de los dos minutos se les preguntaba como de seguros y confiados se sentían y si se atreverían a apostar dinero. También se les sacó una muestra de saliva para analizar los niveles de testosterona (hormona de la dominancia) y cortisol (hormona del estrés), así un alto nivel de testosterona y bajo de cortisol será una persona dominante y con alta tolerancia al estrés, en cambio una persona con alto nivel de cortisol y bajo de testosterona tendrá poco control del estrés y poca capacidad para influir y dominar.

Los resultados del experimento fueron los siguientes:

– Los que asumen la posición de mucho poder, se atrevieron a apostar en el 86% de los casos frente al 60% de las personas que habían experimentado posturas de debilidad.

– Los niveles de testorena aumentaron un 20 % en el grupo 1 y disminuyeron un 10 % en el 2

– Los niveles de cortisol experimentaron un descenso del 25 % en el grupo 1 y aumentaron un 15% en el grupo 2.

– Les hicieron enfrentarse a una entrevista  de trabajo ficticia de 5 minutos y los resultados también fueron abrumadores en favor del grupo 1.

OCUPANDO ESPACIO

Recuerdo la primera vez que sufrí con una defensa en zona en baloncesto. Fue contra el equipo de Salesianos de Estrecho en categoría infantil, equipo que era claramente superior al de nuestro colegio pero estábamos dando guerra ganando por 7-8 puntos  cuando quedaban 10 minutos de partido. De repente y tras un tiempo muerto, se pusieron en una defensa en zona con los brazos abiertos y en movimiento que hizo que me empequeñeciera cada vez que tenía la pelota, algo que luego me reconocieron otros compañeros que también les sucedió; ninguno nos atrevíamos a atacar, cada lanzamiento o intento de penetración por la zona terminaba con una pérdida de balón o recibíamos un tapón. Finalmente perdimos por uno y si me hubieran tomado una muestra de saliva en ese momento mis niveles de cortisol estarían por las nubes y los de testosterona en los umbrales más bajos. Cuando se produce una interacción entre personas, lo normal es que una parte complemente a la otra, así si uno está en una postura muy dominante, la otra parte está más sumisa y con niveles más bajos de seguridad y confianza. Cuando ambas partes tienen un nivel muy alto de testosterona puede producirse un conflicto y guerra de intereses, plasmándose  en un precioso duelo entre dos contendientes que dan todo para ganar una competición deportiva, o una lucha de poder por controlar un proyecto o las directrices de una organización.

Emilio Duró, en sus ya populares conferencias  que se pueden ver en Youtube  afirmaba que antes de cada ponencia, apretaba los puños y daba pequeños saltos para sentirse más enérgico y confiado a la vez que se repetía mentalmente alguna canción que pudiera activarle. Posteriormente, en sus ponencias, abarca el mayor espacio posible, moviéndose y acercándose al público cuando la ocasión lo requiere , transmitiendo más seguridad y competencia y control sobre tu auditorio. Porque ¿Cuándo prestáis más atención en una charla cuándo el ponente se mueve por  la sala acercándose a vosotros o cuándo permanece estático pasando las diapositivas?

Por lo tanto, y como consejo que recibimos de esta charla de Ted.com, la adopción  durante dos minutos de una postura adecuada en la que ocupamos mucho espacio minutos antes de una entrevista de trabajo, una conferencia que tenemos que dar o un partido que tenemos que jugar nos predispondrá a manejar mejor nuestro estrés y a sentirnos más seguros y confiados en nosotros mismos  a la vez que transmitimos esa sensación en nuestro entrevistador, público o rival.

Dejo el vídeo de Amy Cuddy que os explicará mejor lo hablado en este post y ayudará a mejorar el inglés :-). Cada uno, que active los subtítulos en el idioma que prefiera.

Amy Cuddy con subtítulos en español

Ponencia subtítulos en inglés

Anuncios