¿Qué es más fácil, sobreponerse a un fracaso o a un éxito?

Últimamente repetimos mucho que no importan los errores ni los fracasos que cometemos,es más, pueden resultar positivos  ya que si los analizas en profundidad suponen una gran fuente de aprendizaje. Hay algunas teorías  que defienden lo contrario y niegan la utilidad de los fracasos porque éstos solo te dicen lo qué no tienes que hacer, pero no te enseñan lo que deberías haber hecho. En cambio de un éxito aprendes lo que sí y lo que no tienes que hacer, basta con adaptar un poco la misma técnica que te ha llevado a conseguir el éxito en anteriores ocasiones. En mi opinión creo que no debemos caer en la tentación de hacer grandes estudios o paradigmas  de aprendizaje ya que es muy probable que no lleguemos a ningún resultado concluyente. Estoy de acuerdo con ambas posturas pero con el matiz que en las dos , tanto si hemos conseguido un éxito o un fracaso, hemos de seguir alimentando nuestra motivación a la vez que hemos de estudiar los posibles cambios que se producen en cada escenario.

dormirse-en-los-laurelesLa semana pasada empezaron los Cuartos de Final en la Liga Acb de Baloncesto, desde hace unos años Liga Endesa, en el que había un emparejamiento a priori muy igualado. La fórmula de la competición dice que para pasar a la siguiente ronda, los equipos se juegan la clasificación a 3 partidos, quien antes gane 2 encuentros será semifinalista. El primer  partido entre el Valencia Basket y el Cai Zaragoza terminó con una humillante derrota del Cai por 80-42, para terminar ganando la serie al vencer en los dos partidos siguientes consiguiendo así  disputar el pase a la final al Real Madrid. La pregunta que me surge ahora es ¿Qué influyó más, el  resurgir del equipo maño o la posible relajación y confianza del Valencia Basket? La verdad que en este aspecto lo único que podemos plantear son hipótesis, ya que en el deporte profesional intervienen multitud de variables que pueden afectar al resultado final: rachas anotadoras de algún jugador concreto, decisiones arbitrales, el apoyo de tu público, presión por los resultados… pero en este caso me atrevería a decir que tanto en el Cai como en el Valencia se produjo un cambio de actitud y  motivacional tras el resultado del primer partido, lo único que unos experimentaron dicho cambio en un sentido y otros en el contrario

Análisis “post-éxito” y “post-fracaso”

¿Cuántas veces nos podemos dormir en los laureles y pensar que ya no necesitamos aprender más, ni escuchar consejos, ni cambiar algo porque simplemente me ha dado buenos  resultados?

Siempre hemos de estar luchando por tener alto nuestro nivel de motivación, por buscar nuevos retos en nuestro trabajo. De esto son responsables el propio trabajador como el superior que lo dirige. Un trabajador ha de estar anticipándose a los cambios, preguntándose continuamente qué puede mejorar , qué nuevo reto se puede  plantear, cómo se puede aportar más valor, y todo esto independientemente que estemos desempeñando  bien nuestra labor y consiguiendo objetivos. Es probable que después de haber ganado por 40, los jugadores del Valencia no se plantearan aspectos a mejorar, o no hicieran mucho caso a los consejos del entrenador o al estudio  del rival,produciéndose una relajación que al final se pagó cara. Es por esto que los primeros que hemos de motivarnos somos nosotros mismos, mientras el  responsable ha de guiar y ayudarnos en esa superación y mantenimiento de ese nivel de desempeño. A un trabajador con un alto rendimiento, se le ha de felicitar en su trabajo pero también se le ha de plantear esos nuevos retos que ayuden a que su nivel de motivación no decaiga. No podemos dejar que siga haciendo exactamente lo mismo y de la misma manera, tarde o temprano la rutina y una confianza excesiva en sus acciones llevará a que no tenga capacidad de reacción cuando los cambios externos se produzcan (cambios en el mercado, cambios organizacionales, cambios legislativos…).

Si la situación es con un trabajador que no ha conseguido sus objetivos tendremos que decirle los aspectos en los que ha fallado y como queremos que se solucionen. Para ello, se ha de escucharle y pedirle opinión,  ya que es muy probable que el superior también sea responsable del por qué un miembro del equipo no ha rendido como se esperaba de él, llegar conjuntamente a un plan de acción que suponga un cambio en los resultados  sin olvidar de resaltar las virtudes de este trabajador para que recupere la confianza perdida por no lograr un objetivo o un proyecto.  No sé como sería la charla del entrenador del Cai, José Luis Abós, tras perder por 38 puntos, pero apostaría que tuvo estos ingredientes: (Bronca para arengar a sus jugadores, análisis de la situación, petición de opinión a capitán y otros miembros del equipo, charla motivadora para que sus jugadores vuelva a creer en la victoria).

Por lo tanto, mantengamos viva esas ganas de superarnos a nosotros mismos, sólo así podremos seguir aprendiendo sin importar los resultados que hemos obtenido previamente.

Enhorabuena a los jugadores del Cai Zaragoza por el pase a semifinales

Enhorabuena a los jugadores del Cai Zaragoza por el pase a semifinales

Anuncios