8 de marzo. Fanny Blankers Koen

En Navidad somos más buenos, tenemos mejores intenciones y tratamos de ayudar al prójimo para después olvidarnos el resto del año de hacer el bien volviéndonos menos empáticos y viendo solo nuestros propios problemas.El 8 de marzo, día de la mujer trabajadora pasa algo similar;se  reconocen muchos méritos y se reivindica una igualdad laboral entre hombres y mujeres  que poco después  se queda en papel mojado sin adoptar medidas eficientes que consigan avanzar en este aspecto, y aunque se han dado grandes pasos en el posicionamiento de las mujeres en las empresas, aún estamos lejos de una paridad justa a la vez que beneficiosa para las empresas, la sociedad y las familias cualquiera que sea la modalidad  de éstas ;y es que ,hay muchas  mujeres que ven un dilema a la hora de ampliar y formar una familia porque esto puede frenar un crecimiento profesional , viéndose en el dilema de elegir entre una u otra opción. En el deporte puede verse también este dilema motivado además por motivos físicos que puedan impedir a una atleta rendir al máximo nivel, no obstante, en 1948 después de ser madre Fanny Blankers Koen ganó cuatro medallas olímpicas y estableció cuatro  records del mundo sin haberse dejado de entrenar hasta sus últimos meses de embarazo. Si en el deporte no se vio afectado el rendimiento de una atleta, ¿ por qué las empresas tienen miedo a que se reduzca el desempeño o productividad de una embarazada o una madre?

Conciliación Laboral

No voy a discutir si existe o no una cultura machista que pone barreras al ascenso de las mujeres en las empresas, pero si que voy a denunciar la inexistencia de una conciliación familiar en el mundo laboral y la sociedad actual en la que la más perjudicada es la mujer en lugar del hombre.

Está claro que cuando una persona tiene un hijo, sus prioridades cambian. Motivos sociales, evolutivos, biológicos y afectivos ponen de manifiesto que esos cambios de prioridades suelen ser más acuciantes en la madre que en el padre pero ¿se toman las medidas oportunas para minimizar esas diferencias de cara a una igualdad laboral? Se da por hecho que la baja por nacimiento de un hijo la tiene que disfrutar la madre antes que el padre. En España, la madre toma los 4-5 meses (baja maternal, lactancia, vacaciones) pudiendo adherirse a la reducción de jornada , mientras que el padre disfruta de los 15 días de descanso. ¿Qué pasaría  si los dos tuvieran los 112 días de descanso ? ¿No se conseguiría eliminar buena parte de las reticencias de contratar a mujeres en edad de tener hijos? We_Can_Do_It!

Otra opción para mejorar esta igualdad es potenciar la flexibilidad horaria y el teletrabajo que parece dar tanto miedo da a las empresas. En los puestos que se permita ¿Por qué aceptar la disminución de la jornada y no aceptar que las madres o padres trabajen desde casa para que puedan cuidar de sus hijos? la empresa obtendría un recurso completo, más productividad ,  la motivación y lealtad de los trabajadores aumentaría  , a la vez que la educación de los niños se beneficiaría considerablemente gracias a la mayor presencia de los progenitores.

Igualdad… en todos los puestos y niveles

En el deporte , la potencia, fuerza y resistencia del hombre es mayor que en la mujer, sin embargo esa distancia entre los hombres y las mujeres se acorta a medida que aumenta las distancias y el tiempo de las pruebas. Cada vez más deportes  tradicionalmente masculinos se abren a la mujer (automovilismo, rugby, boxeo…) noticia a celebrar en busca de la igualdad que estamos comentando.  Así mismo los últimos años las carreras universitarias técnicas han visto incrementadas las alumnas, siendo en muchas universidades el número de mujeres mayor que el de hombres que estudian una ingeniería. ¿Pasa lo mismo en otras carreras? ¿Se ha igualado el número de estudiantes  masculinos  y femeninos en carreras como enfermería, educación infantil o psicología? En deportes, ¿ se ha abierto lo suficiente  a deportistas masculinos disciplinas como la natación sincronizada (inicialmente masculina) o la gimnasia rítmica?

Celebro que cada vez haya más mujeres en consejos de dirección y en puestos de responsabilidad en las empresas. Según un estudio de McKinsey, las empresas con un equipo directivo equilibrado en género consiguen beneficios un 56% más altos que las que sólo tienen a hombres. La mayor sensibilidad de las mujeres, respeto, capacidad de escucha y nuevas perspectivas a la hora de aperturas de nuevos mercados es uno de los motivos de esta mejora de resultados de los consejos de administración con presencia femenina.  Sin embargo, bajo mi punto de vista, creo que si no se dedican los mismos esfuerzos a buscar tanto  la igualdad de género en los puestos de dirección como en los puestos más básicos de soporte, la lucha será en vano. Será más fácil ver a mujeres en consejos de administración cuándo deje de soprendernos ver a hombres en puestos de secretariado o recepción, si no se lucha también por esa igualdad, la mujer no se desvinculará de la imagen de asistente y de personal de apoyo dificultando así su llegada a puestos directivos.

Anuncios