Lucha como una niña

Y llegó la final soñada de Baloncesto. ¡¡España-EEUU!! Llegó con casi un mes de retraso, pero se consiguió. Simplemente hay cambio de actores por actrices; deportistas que con menos poder mediático han jugado la final a Estados Unidos en el deporte de la canasta, peleando hasta el final a pesar de tener  apenas posibilidades de ganar el partido. Y es que si hasta hace bien poco nos congraciábamos por los grandes resultados de nuestras selecciones absolutas masculinas, las féminas cogieron el relevo  unos años atrás. Medallas olímpicas de las selecciones de waterpolo, y balonmano; campeonas de Europa y del Mundo en waterpolo; campeonas de Europa y medallistas mundiales en Baloncesto, sin olvidarnos de los triunfos de Mireia Belmonte ,Carolina Marín o todas nuestras medallistas olímpicas en Londres 2012 .

Esta semana, Mónica Oriol,  presidenta del Círculo de Empresarios en España, manifestaba que prefería contratar a mujeres que no fueran a tener hijos. ¡¡Claro que sí!! En vez de buscar nuevas fórmulas para potenciar una natalidad que evite el envejecimiento de la población; las personas con influencia para cambiar las cosas ,nos empujan al fin de las pensiones y al retraso de la edad de jubilación. Terminaremos estancados en cultura, valores y en capacidad de desarrollo e investigación por tener más personas mayores de 60 años que menores de 30.  Hace unos días, saltaba también la polémica por unas declaraciones de Toni Nadal poniendo en duda el nombramiento de Gala León como capitana del equipo masculino de Copa Davis. No sé si es porque mi interés puede ir más dirigido a noticias relacionadas con el deporte, pero me da la sensación que hubo más trascendencia y críticas por las palabras del tío de Rafa Nadal que por las de Mónica Oriol.  A mi juicio, la relevancia y la importancia de las palabras de la presidenta pueden ser más graves que las de Toni. Al fin y al cabo, la decisión con respecto a Gala, afectaba a menos implicados.portada de marca

Tenemos  pendiente en nuestra sociedad la igualdad de género y oportunidades.  Se aboga por la paridad en los consejos de administración, en carteras ministeriales o en los sueldos recibidos. Apoyo y defiendo todas esos programas siempre que no se queden en la superficialidad de género y se ahonde en la responsabilidad, compromiso y resultados por las personas, hombres o mujeres,  que ocupan esos cargos. Me gustaría que me dirigieran personas competentes, a ser posible con un equilibrio entre hombre y mujeres que garantice formas de pensar y actuar complementarias. No obstante criticaré y huiré de entornos profesionales con personas que hagan comentarios como los de Mónica Oriol, también sean estos hombres o mujeres. Preferiré un consejo directivo con desigualdad en el género frente a  otro que no defienda la conciliación laboral para el cuidado de hijos, por mucho que tenga representación de un 50% de mujeres.

Dando un paso más hacia la igualdad de género, creo que las empresas y organismos deben ir más allá de la paridad directiva. En lo que concierne al deporte en nuestro país, estamos viendo que los resultados deportivos de las mujeres están siendo mejores, o cuánto menos igual que el de los deportistas varones. No obstante el apoyo al deporte femenino por parte de patrocinadores,  instituciones, televisión y prensa escrita está en desproporción con los resultados obtenidos. La portada de periódicos deportivos del domingo hacía referencia a la final alcanzada por nuestras jugadoras. Esto es una buena noticia y  junto con la retransmisión  de la final por la 1 de TVE, un primer paso que debe tener continuidad. Siendo el deporte una plataforma para la enseñanza de valores, avanzar en esa dirección sería de gran ayuda para proyectar a la sociedad los valores que nos están mostrando nuestras deportistas. Ahora que los derechos de las grandes competiciones los adquieren televisiones de pago, puede ser una buena oportunidad para promocionar el deporte femenino desde canales que no impliquen una cuota económica para el espectador.  No nos olvidemos que las niñas de hoy, serán las mujeres que estarán sentadas en nuestras instituciones, dirigiendo empresas o emprendiendo nuevos negocios el día de mañana. Es más probable y beneficioso que estas niñas se sientan identificadas antes con la capacidad de sufrimiento de Carolina Marín, con la valentía y la garra de Laia Palau, la convicción de Eli Pinedo de balonmano, la disciplina de las chicas de sincronizada  o la ambición de Mireia Belmonte;  que con cualquier logro de los deportistas masculinos. Como cualquier cosa que merece la pena, invertir en deporte femenino no dará resultados cortoplacistas . Si es eso lo que buscamos,  diseñar unas camisetas rosas para tu equipo masculino  es una buena decisión que te va a reportar muchos beneficios económicos. Sin embargo, terminar el proyecto de la creación de una sección femenina de fútbol, tendrá más recorrido a largo plazo y  más calado en la sociedad.

Mi compañero Kerman del Master de Isep, nos enseñó un vídeo muy ilustrativo referente  a como ve la sociedad a las mujeres y el uso del lenguaje. No tiene desperdicio. Mi pregunta es ¿Podría el deporte femenino ayudar a cambiar este punto de vista?

Anuncios