1+1 son muchos

Que tras el partido de baloncesto que has jugado, el equipo rival te felicite y te diga que has merecido ganar porque has luchado más;  hace que te vayas a casa henchido de satisfacción . Si esa victoria se ha conseguido por un solo punto, tras una prórroga, y el partido lo terminamos jugando con tan solo 2 jugadores, uno de ellos operado al término del partido, hará que recordemos este partido por mucho tiempo. De hecho, árbitros, jugadores y espectadores decían que nunca habían visto algo así

Desde hace ya 12 años juego al baloncesto en la Liga de Getafe con un grupo de amigos. La verdad, que el paso de los años y las responsabilidades familiares y laborales que se van adquiriendo, hace que el partido del fin de semana sea el único momento en el que podemos juntarnos el máximo número de miembros del equipo para jugar. No obstante, debido a lesiones y otras ausencias, este fin de semana tan solo pudimos ir a jugar 5 jugadores.  Gracias a esto, hemos podido experimentar un aprendizaje de cara a próximos partidos y situaciones profesionales y personales.

  • Mentalización: 

Saber cuánto antes a qué situación te vas enfrentar ayuda a afrontarla mejor siempre que dirijas tu atención en la dirección correcta.Desde mitad de semana sabíamos que tan solo íbamos a ir 5 jugadores. Tras maldecir la situación y crear varios pensamientos derrotistas, asumimos la situación y empezamos a mentalizarnos que íbamos a tener que jugar sin cambios. Cambiar los pensamientos de “ Perderemos por no tener cambios, así no vamos a ningún lado…” hacia ” hemos de dosificarnos, hemos estado en situaciones parecidas, cada uno de nosotros hemos jugado alguna vez 30-35 minutos sin descanso…” hicieron que no pusiéramos el foco de nuestra atención en las cosas que no tenían solución y sí en las que podíamos controlar.No puedes controlar...

Pongamos otra situación. Quedan dos horas para salir de tu trabajo y tu jefe te convoca a una reunión justo a la hora que tenías pensado salir. Aunque no tengas ningún compromiso importante ¿Con qué ánimo la afrontas? Es probable que estés centrándote en la inutilidad de la reunión y la poca empatía que tiene tu responsable por no respetar tus horas de salida. En cambio, te convocan a la misma hora pero con 2 días antelación y te explican los objetivos y motivos de esa misma reunión. En este caso es más factible que, tras la rabia inicial, empieces a asumir la situación y te mentalices para tratar de que la reunión sea lo más fructífera posible. Focalízate siempre en lo que puedes controlar, hará que transformes en positivo el impacto negativo del estrés.

  • Edad: Creencia limitante

Los prejuicios que nos vamos creando nos van a limitar a la hora de tomar buenas decisiones.De los 5 jugadores que fuimos al partido, el “yayo Leo”, no estaba acostumbrado a jugar más de 10-15 minutos. El resto del equipo somos entre 15-20 años más jóvenes que él, por lo que solemos jugar mayor número de minutos. Pues el yayo, fue el único de nosotros que este fin de semana aguantó el partido completo con prórroga incluida. Algo que , en situaciones normales , ninguno hubiéramos apostado.

Hace unas semanas escribía el post “Raúl, pasión adulta”.  Sin el nivel mediático que otros longevos jugadores o trabajadores, Leo nos enseñó a nuestro pequeño círculo de influencia, que la edad no tiene por qué estar relacionada con el compromiso y el esfuerzo. Muchas son las empresas que desconfían de contratar personas mayores de 45-50 años. Se piensa que no son capaces de reciclarse, de ser humildes si les dirigen compañeros más jóvenes, que no aceptarán el salario que se les ofrecerá, o que están más expuestos a bajas por enfermedad.  ¿No merece la pena hacer un buen análisis del trabajador o candidato y juzgarle por la adecuación al puesto y no por su edad? Si no lo hacemos, nos estaremos poniendo una barrera en el aumento de la experiencia y sabiduría en nuestra empresa.

  • Empatía

Llevamos jugando mucho tiempo juntos y la relación entre los miembros del equipo no se limita solo al baloncesto. Por descontado que esto es un aspecto muy positivo, pero hay veces que es un arma de doble filo ya que tenemos la confianza y la mala costumbre de discutir y reprocharnos errores cometidos en el partido. En este último partido tendríamos los mismos errores que en otros anteriores, no obstante, eramos capaces de empatizar más con el compañero que fallaba. Interiorizamos que a nuestro nivel es muy complicado jugar un partido sin errores y que muchos de los que comentemos es fruto del cansancio. Si había algún error, animábamos para que nos olvidáramos de él y proponíamos alguna acción alternativa.

Creo que a todos los que trabajamos con el correo electrónico, se nos ha olvidado alguna vez adjuntar el archivo que queremos enviar. En alguna ocasión he escuchado críticas por esta acción por parte de un superior. Y como os podréis imaginar, esa crítica no iba acompañada de ninguna acción correctora alternativa como: ” Cuando envíes un correo, antes de empezar a escribirlo, adjunta los archivos y escribe el asunto. Lo último que tienes que hacer es escribir el destinatario”. ¿Creéis que sirve criticar algo que la otra persona ya sabe? Pensemos antes, entendamos más al otro y realicemos siempre una crítica constructiva

  • Todos aportamos:

David se había lesionado a mitad del último cuarto, por lo que teníamos que jugar lo que quedaba de partido sin él. Las posteriores eliminaciones por faltas personales de 3 miembros del equipo hizo que llegásemos a falta de 3 segundos ganando por 3 puntos  (2 tiros libres en contra)pero con sólo un jugador en el campo. Resultado: Partido perdido porque tiene que Actahaber mínimo 2 jugadores. Menos mal que David, lesionado pero con  menos de 5 faltas, salió los 3 segundos restantes lo que posibilitó que ganásemos el partido. 2 horas después, estaba en quirófano para que le operaran del pie.

¿Hay algún miembro en tu equipo de trabajo que crees que no puede aportar nada? Haz el ejercicio de sacarle 3 cualidades. No tienes que cerrarte a una visión en tu puesto de trabajo. Tienes que mirar con perspectiva. Seguro que te sorprendes y puedes utilizarlo cuando menos te lo esperes o en un sentido en el que no habías pensado antes. Recuerda que ese miembro del equipo puede darte un partido, un cliente, un descuento con un proveedor, un nexo de unión con otro compañero… Todos podemos aportar algo.

Lo significativo de este post, es que no es la primera vez que pasa algo similar. Kike nos dio otro partido tras lesionarse jugando y después ser operado de ligamento anterior. Todos aportamos, y 1 significa MUCHOS, y esos MUCHOS somos Ander, Ledo, David, Sergio, Sule, Jesus, Leo, Mike, Oskar, Peri, Kike, Sergi, Isma e incluso yo.

Anuncios