Fernando Martín. 25 años.

Estaba en mi casa en el cuarto de estar. Recuerdo que esa mañana había ido al hipódromo por primera y única vez en mi vida. Fui con mi familia y con unos vecinos. En la primera carrera , mi madre acertó el caballo ganador, Aupatú (no sé si se escribía así) Obviamente no tiene ni tenía ni idea de caballos, simplemente eligió el que le pareció más bonito. Las siguientes apuestas, fueron dinero perdido. No recuerdo  muy bien que estaba haciendo en ese mismo momento , seguramente leía el suplemento dominical que mi padre solía comprar. Mi hermano Alberto vino y me dijo, “Se ha muerto Fernando Martín”. Recuerdo que sonreí nervioso e incrédulo porque no sabía que clase de broma me estaba libro fernando martingastando mi hermano. Tenía 10 años.

Desde entonces se ha creado el mito, la leyenda. Una leyenda que está por encima de los números. Porque si vemos las estadísticas de Fernando Martín al lado de la generación dorada del baloncesto español, aún siendo magníficos números, no impresionan. Pero Fernando fue más de lo que dicen sus números, fue un pionero, clave en el boom del baloncesto de los años 80.

Continuamente tenemos debates y discusiones innecesarias y absurdas. Tratamos de decidir que jugador fue mejor que otro cuando no compartieron el mismo lugar en el tiempo ni el espacio. ¿Para qué sirve? Sirve para lo mismo que juzgar a otras generaciones con la mentalidad y la experiencia de nuestra generación.PARA NADA. Cuántas veces has escuchado/dicho frases como las siguientes: “Yo a tu edad ya tenía 2 hijos…” ” La juventud de hoy día no quiere trabajar”, “Cuando yo era becario cobraba menos que él; así que no se queje”, “Los niños de hoy día son…” Nuestra mente siempre va a estar vestida con los recuerdos de nuestras emociones y sentimientos que vivimos. Por eso no los queremos cambiar y vernos desnudos en este momento presente.  No obstante, lo único que hacen estos juicios es distanciarnos de la realidad en la que estamos viviendo y de las generaciones más jóvenes. Valora tu pasado y aprende de él, pero no dejes tu mente y tus juicios anclados a él. A la vez, céntrate en el presente para poder dejar huella en el futuro

Dicen que los mitos y las leyendas se ponen para explicar el presente que vivimos. Creo que en el baloncesto español, Fernando Martín lo cumple sin ningún tipo de dudas. A día de hoy, hablamos de la ÑBA. La Ñ. Hace casi 30 años, Fernando Martín hizo que le pusieran la tilde en su camiseta de los Blazers. La tilde. Dentro de un tiempo, recordaremos a esta ÑBA de hoy con nostalgia y admiración y seguro que afirmaremos que es mejor que las generaciones venideras. Pero no servirá para nada, al igual que no sirve para nada decir que Fernando Martín sería titular en la selección de hoy. Pero yo lo digo porque así lo creo, o al menos, me gustaría.

Anuncios