Valores y Gasoles

Recuerdo una entrevista a Pau Gasol en el programa “Lo + plus” (donde empezaron a salir los guiñoles). Era justo antes de que Pau viajara a EEUU. El presentador Máximo Pradera le preguntaba siguiendo el tono jocoso del programa ” ¿qué vas a hacer cuando chupes banquillo en la NBA?”. Un Pau Gasol imberbe contestaba desafiante. “No voy a chupar banquillo en la NBA”. Ese año Gasol había deslumbrado en la ACB y desquiciado al Real Madrid de Baloncesto y sus seguidores. Como uno de ellos, reconozco sentir por aquel entonces cierta antipatía por el jugador del Barça. Esto y la respuesta que dio Gasol en ese show televisivo, me hizo dudar de su éxito en la mejor liga del mundo. Pensaba que su falta de humildad le haría perderse en una gloria efímera. ¡ Qué equivocado estaba!Humildad

Al poco tiempo ya me di cuenta de mi error en el juicio que realicé. Gasol mostraba una seguridad en si mismo que le hacía no sobrevalorar a ningún adversario. A la vez, se mostraba humilde para seguir trabajando y compitiendo. Y hacía lo más difícil, establecer la dosis perfecta de esa confianza y humildad. Mi pregunta es, ¿dónde se puede aprender esta confianza? ¿Donde se puede aprender a tener respeto pero no miedo por las acciones que emprendes? ¿dónde se enseña a ser humilde manteniendo la cabeza alta?. Puede haber muchos sitios y puede haber muchas personas que lo hagan. Pueden ser los padres, hermanos, profesores o entrenadores deportivos.Pero solo en los periodos formativos de la infancia y la adolescencia es donde se crea la base para el día de mañana.

En más de una ocasión, Pau y Marc han hecho referencia a los valores que les fueron transmitidos de pequeño por sus padres. Valores que se afianzaron más allá de la época de adolescente, cuando con 21 años, Pau emigró a la NBA acompañado de su familia. El cambio era muy grande para que se afrontara solo. Estoy seguro que esto sirvió a Pau para centrarse en su trabajo, y a Marc y el hermano pequeño Adriá en seguir aprendiendo los valores que quería enseñar la familia. En los últimos JJOO de Londres, Pau Gasol fue el abanderado español después de que Rafa Nadal renunciara por lesión. El motivo de la elección era los valores que encarnaban ambos: sacrificio, humildad, trabajo,constancia… Mirémonos en estos ejemplos para aprender o enseñar valores.

Si conseguimos algún logro, hemos de valorar el esfuerzo y el trabajo que hemos realizado. Si tu hijo saca buenas notas es preferible decir “Muy bien, enhorabuena. Te esfuerzas como un campeón” antes que decirle “Muy bien.Eres muy inteligente”. Si no se consigue un objetivo, analicemos si hemos dado todo lo que teníamos para lograrlo. No podemos pretender que nuestro hijo sea humilde si culpamos al profesor, la escuela o a otros factores externos de que no consigue lo que queremos. Así no estamos haciéndole responsable de sus actos ni estamos promoviendo que se esfuerce para superarse. Siempre habrá algo o alguien al que echar la culpa. Por otro lado, si no valoramos el esfuerzo que hace y solo nos centramos en si consigue o no una meta, estamos haciendo un flaco favor para afrontar las derrotas. Si no dejamos que se equivoque, que se caiga y que se levante por si mismo para seguir andando,estaremos creando personas dependientes. Cualquier mal resultado, será visto como un fracaso y no como una oportunidad para aprender y que nos anime a seguir adelante.

Los valores que se aprendan en la infancia y en la adolescencia son la base del trabajador del día de mañana. No obstante, nunca es tarde para aprender o intentar enseñar valores. No olvides ser humilde, reconocer errores y valorar tu esfuerzo y el de los demás por encima de los resultados obtenidos.

 

Anuncios