¿Psicólogo? ¡ Si yo no estoy loco!

No sé donde leí que en China, la gente va al médico cuando están sanos. La medicina china es una medicina preventiva, y los pacientes pagan al médico mientras no tienen dolencias. en el momento que enferman, no pagan hasta que no terminan de sanar. El resultado es una longevidad contrastada, a pesar de una edad media más baja que los países occidentales,

Carolina Marín acaba de ganar su segundo campeonato del mundo de badminton, deporte por cierto muy popular en los países asiáticos. Ha debido hacer frente a la presión de tener que revalidar el título, a la popularidad que ha alcanzado en el último año y a lesiones previas a la gran cita. La onubense ha sido capaz de lidiar bravamente con estas dificultades, en parte, gracias a trabajar con el psicólogo de la Blume. Y es que un deportista de elite, o cualquier persona que no lo somos, puede dominar su ansiedad, ponerse objetivos correcto, autocontrolarse, visualizar incluso las destrezas que tendrá que desarrollar o sobreponerse de sus errores. Lo complicado es poder y saber hacerlo en cualquier momento crítico de nuestra vida o, en caso de un deportista, en el momento clave de una competición o en la adversidad más dura que pueda encontrar Carolina MArin(En una entrevista en el Telediario, la campeona del Mundo hacía referencia a las técnicas de imaginación y visualización para superar una lesión meses antes del Mundial) Para conseguir todo esto hay que entrenarlo.Y para entrenarlo, es conveniente hacerlo con un psicólogo del deporte que ayude al deportista en el día a día. El problema es que, el psicólogo del deporte suele ser empleado únicamente como un bombero que tiene que apagar en una semana un fuego que lleva ardiendo meses.

En el universo laboral en el que nos movemos, pasan cosas similares. Empezamos a preocuparnos en formar al personal cuando vemos que están desfasados en alguna materia. Se buscan soluciones a los conflictos cuando ya es imposible mirar a otro lado porque el conflicto está por los cuatro costados. El plan de sucesión del personal se realiza cuando… ¿se realiza? En este sentido, cada vez está tomando más protagonismo el coach ejecutivo en las empresas; figura que mantiene sesiones con miembros a nivel de gerencia para optimizar el rendimiento personal y por ende, el del departamento. Un trabajador suele decidir a tomar sesiones de coaching por iniciativa propia, aunque no es raro encontrarse también con trabajadores de grandes empresas a las que se lo impone la dirección. Como es previsible, la reacción de estos es con frecuencia negativa, mostrándose a la defensiva al sentirse atacados por estar poniendo en duda su valía profesional. “¿Para que me ponen un coach de éstos?. Si creen que lo estoy haciendo mal , que me lo digan o me despidan.”

Al igual que Carolina Marín no está “loca” por tener un psicólogo deportivo, asistir a sesiones de coaching no significa que se estén haciendo mal las cosas. No se exige que domines todos los aspectos en ell ámbito profesional, y más si antes no habías tenido oportunidad de profundizar, un coach ayuda a que encuentres nuevas soluciones y seas consciente del potencial que tienes. En ambos casos se comparte el interés por seguir creciendo, por conseguir los mejores resultados, empleando el profesional las técnicas más apropiadas para cada ocasión. Sé humilde y sé capaz de abrir tu mente.

Al igual que un deportista emplea preparador físico, ¿por qué no un “preparador mental”? Al igual que directivos tienen consejeros para las áreas que menos se dominan, ¿por qué no un coach para ayudar a dirigir y dirigirse?

Anuncios