¿Miedo a volar, a tomar decisiones…?

Siempre me había picado la curiosidad de volar en parapente, pero por un motivo o por otro no había dado el paso. Ya por fin, en uno de los últimos puentes del año pasado, fuimos a Huesca a hacer un vuelo biplaza. El hecho de haber postergado este “deseo de juventud”, de tener una edad que en la generación anterior estabas “obligado” a tener ya tres niños en edad escolar, y el no dejar de ser un deporte de riesgo; hizo que las ganas y emoción por volar en parapente se mezclaran con un miedo bien disimulado que hacía que una parte de mi deseara que se suspendiera el vuelo por lluvias, nieblas, nieves o cualquier otro fenómeno meteorológico o acontecimiento apocalíptico.

Tras las instrucciones básicas del piloto que manejaría el parapente, esperamos al viento de cara para salir. En ese momento, para conseguir que la vela se abra, hay que correr con el viento en contra. Cuanto más rápido y más potencia le imprimas a tus zancadas, mejor y más seguro será el despegue. Una vez arriba, solo queda disfrutar del vuelo, del paisaje, confiar en el piloto, y si te deja como me dejaron a mi, llevar por un momento las riendas del aparato para darle más velocidad, girar o frenar.

parapente

Si quieres volar, antes tienes que aprender a andar. Si quieres andar, antes te has tenido que caer.

Propósitos y Cambios

En este año recién empezado, habremos hecho multitud de propósitos, los cuales muchos se quedaran en bonitas intenciones, otros en pequeños intentos y algunos en logros y hechos realizados. Solo fue una experiencia, pero el biplaza en parapente es algo que puede resumir cualquier toma de decisiones.

Falta de confianza: Perderemos el tiempo analizando el más mínimo detalle que ralentizará nuestra toma de decisiones de emprender algo: Un reciclaje formativo, comienzo de un nuevo proyecto, búsqueda de un cambio profesional, una operación quirúrgica para mejorar calidad de vida… Excusas del precio, horarios, dedicación o   no saber exactamente qué es lo que quieres o necesitas hace que postergues la decisión. Toma 2-3 parámetros importantes a analizar, si encajan y los puedes asumir, adelante. Cuánto más vueltas des, más dudas tendrás.

Miedo: Es normal que tras una decisión vengan dudas: ¿Y si hubiera esperado…? ¿Y si hubiera elegido la otra opción? ¿Será bueno…? ¿Realmente me gusta el..?  Céntrate en los motivos por los que has tomado esa decisión. Están bien razonados y cumplen buena parte de tus deseos y necesidades. Empieza a pensar como vas a sacar el mejor partido a tu decisión, ayúdate de la gente que te rodea y confía en los expertos en los que te has apoyado.

Luchar contracorriente: El parapente se abre cuando viene el viento de cara… y cuando tú corres fuerte contra él. Ya lo sabes, si te ha costado tomar una decisión es porque te vas a encontrar dificultades en el camino. Si no las tuvieras, ¿ realmente crees que hubieras perdido un segundo en pensar en tomar una decisión?. La habrías tomado y punto. Con cualquier decisión o cambio, y ya sea que tomamos nosotros o no, encontramos dificultades. Tranquilo, serán temporales y a muchas de ellas nos podremos adaptar con esfuerzo o adquiriendo nuevos hábitos. Recuerda que adquirir un hábito se tarda 21 días y cambiar uno 66 días. ¿Cuántas veces hemos pasado 2 meses quejándonos de un nuevo procedimiento o un nuevo cambio? El tiempo que dedicas en quejarte o excusarte lo tendrás multiplicar luego por 3 para conseguir un cambio productivo en esa dirección.

Resultados: Después de 3 despegues fallidos y un tropezón, te elevas y ves el paisaje bajo tus pies. Sensación placentera y emocionante por igual que hace olvidar los miedos y el dinero que cuesta los vuelos biplaza en parapente. Si pasas por las etapas anteriores, terminarás viviendo esta etapa de disfrute independientemente del cambio vivido o decisión tomada: aprendizaje, enriquecimiento profesional y personal; confianza y autoestima en uno mismo, confianza en los demás, mejora de salud… son algunos de los resultados que conseguimos cuando superamos nuestras dudas para tomar decisiones y a los cambios.

Anuncios